Probamos la famosa toalla limpiadora que hace furor en las redes

Cuando os hablamos de los 10 accesorios beauty que necesita una beauty blogger todavía no conocía la toalla limpiadora de la que todo el mundo habla. Y es que todo invento que sirva para simplificarnos la vida beauty despierta nuestra curiosidad. Os contamos la ventajas y desventajas de este nuevo gadget beauty.

De entrada, que un accesorio beauty sirva para simplificar la rutina de limpieza merece nuestra atención. Por eso, tras haber leído varios post y algún vídeo de youtube sobre estas toallas limpiadoras me decidí a probarla.



La vi en Primor por 2 euros un día de oferta (ahora está agotada) y cuesta 3.99 euros. En Maquillalia la misma vale 4.99 euros y en Sephora, la de Make Up Eraser 20 euros (hasta la caja de plástico donde viene es la misma, no se si será la misma calidad).


Ventajas

* Simplifica bastante la rutina de belleza porque una vez humedecida con agua caliente retira el maquillaje en un sólo paso, con el ahorro en productos que implica.
* Si pensamos que utilizaremos menos algodoncillos para los productos, contribuimos a mejorar el medio ambiente (a las fans de las muselinas les puede gustar este tipo de accesorio). 
* El tejido es bastante suave. No indica de qué está hecha, pero podría ser útil para pieles sensibles sino se frota con mucha intensidad. 
* Ocupa poco sitio, se lava con facilidad y si la encuentras en promoción no está mal de precio

Desventajas

* Para un maquillaje de diario puede servir pero para uno waterproof, tal vez precises un producto más específico.
* Si eres de doble limpieza o al menos de usar tónico después de desmaquillarte, continúas necesitando algún producto, de manera que no los sustituye en su totalidad.


Mi experiencia

La he utilizado varias veces para retirar el maquillaje de diario y la piel queda limpia, luego utilizo tónico en algunas ocasiones. La lavo con agua caliente y jabón (o la meto en la lavadora) y lista para el siguiente uso. Si sois muy fans de una buena limpieza facial, recurriréis a ella como yo: en ocasiones especiales en la que vas con prisa por la noche, cuando te desmaquillas sin llevar mucho maquillaje o incluso sin estar maquillada, simplemente para lavarte la cara con agua y secártela para eliminar el resto de sudor. Un buen uso de ella es para retirar las mascarillas (atrás dejamos esas esponjas que cuesta limpiar tras el uso de la mascarilla negra). Para otras ocasiones, propongo otros limpiadores beauty (en espuma, aceite o gel) para una limpieza más exhaustiva.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario